07 mayo 2012

Monasterio de Villoria de Órbigo

Hemos ido a visitar el Monasterio de Villoria de Órbigo, un monasterio que realizó una labor importante en el Camino de Santiago y en la vida espiritual y económica de la España cristiana.


Villoría de Órbigo, León

Aquí estamos los Amigos en la puerta de entrada:

Villoría de Órbigo, León
Podéis ver nuestro reportaje fotográfico aquí.


El monasterio fue fundado por
D.Rodrigo Fernández de Valduerna Señor de Cabrera y Ribera, alférez del rey Alfonso IX de León y sobrino de Dñª Estefanía Ramírez, fundadora del monasterio de Carrizo, que luego fuimos a visitar.
Ved su genealogía aquí y con respecto a Dñª Estefanía  aquí.

En el convento fuimos recibidos por Sor Norbertina. Recibió ese nombre, que es el femenino del fundador de la orden premonstratense, S. Norberto, un monje medieval, obispo de Magdeburgo y primado de Alemania.

Esta monjita conquistó nuestros corazones contándonos su experiencia espiritual, cómo llegó al monasterio en 1948 y allí vivía rezando, aceptando con alegría lo que Dios quiera de ella y del monasterio, que tenía ahora sólo cinco monjas, ya mayores. Los arrendatarios explotan la finca aledaña al convento y nos dijo que hay muchas personas devotas que las quieren y asisten a sus rezos.

Al final la dimos un aplauso con mucho cariño.

Villoría de Órbigo, León

En cuanto a la historia del monasterio recordemos que en 1243 es encomendado a los Premonstratenses, bajo la jurisdicción del Abad de Aguilar de Campóo, donde ingresó como religioso D. Rodrigo, haciendo vida monástica hasta su fallecimiento.

Ved esta página sobre el monasterio.

En el Siglo XVI los monjes se reparten por otros monasterios y dejan su sitio a las monjas premostratenses de Santa Sofía de Toro, para ausentarse de esta localidad en la que sufrían persecuciones por parte de forajidos.

En 1655 hubo un gran incendio que obligó a las monjas a residir temporalmente en Astorga. Sólo se salvó un pequeño retablo que podemos contemplar a la derecha de la entrada.

Villoría de Órbigo, León

Algunos años después una violenta crecida del Órbigo inundó el monasterio y finalmente la Desamortización de Mendizabal las priva de todas sus rentas. Hubo un tiempo en que las premostratenses convivieron con las cistercienses de Carrizo.

La mayoría de los bienes fueron desamortizados entre 1837 y 1844. El grave problema hacendístico con que se encontró Juan Álvarez de Mendizabal, unido a las guerras carlistas, que lo aumentaron a lìmites insospechados, propiciaron el cambio de propiedad de los bienes eclesiásticos a manos de los partidarios de Isabel II. Fue también el cambio de una sociedad estamental a una sociedad clasista.

Villoría de Órbigo, León

Para hacernos una idea, en Villoria, el precio global de la subasta que se incautó, fue de 194.024 reales y se adjudicaron los bienes por 583.120. El principal comprador fue Santiago Alonso Cordero, maragato de Santiago Millas, que llegó a ser presidente de la Diputación de Madrid. Este se lo cedió a Miguel Fernández Gironda, emparentado con los Quiñones de Hospital de Órbigo.

En 1868 a causa del destronamiento de Isabel II y gracias al obispo de Zamora, el premostratense Conde y Corral, el monasterio se salvó de ser desamortizado y entonces recibieron a las monjas de Carrizo, algunas de aquellas monjas reposan en este cementerio conventual.

Siguiendo al Concilio Vaticano II las monjas pudieron regentar una escuela de párvulos y también ganarse la vida con la confección de prendas de vestir.

Villoría de Órbigo, León

En la actualidad siguen su vocación las monjas cistercienses premostratenses, con un futuro incierto, debido a la escasez de vocaciones y a la avanzada edad de sus ocupantes.

2 comentarios:

Héctor dijo...

HOLA QUERIA SABER COMO HAY QUE HACER PARA VISITARLO,LO HE INTENTADO VARIAS VECES Y ME HAN DICHO QUE NO LAS MONJAS.UN SALUDO.

Rosa Mª F S dijo...

Héctor: Lo que nosotros visitamos fue solamente la iglesia, que está abierta en las horas de rezos. También hablamos con una monjita, pero hay que comprender que no es fácil que nos atiendan, porque ahora sólo son cinco monjas, ya mayores.